“Pequeño contratiempo justo a final de siglo”, Eduardo Parra

Libro de Eduardo Parra, músico de Los Jaivas, con poemas escritos entre los años 1968 y 1978.

“Había un señor / que tenía mucha plata / y se la robaron”.

Pequeño contratiempo justo a final de siglo (Eduardo Parra)

En 1996 tuve la magnífica oportunidad de realizar un trabajo con Los Jaivas. Pero justo en aquellos días, y en una faceta que yo ignoraba, el tecladista Eduardo Parra lanzaba un libro de poesías escritas entre el ‘69 y el ‘78, con un título muy sugerente y coyuntural: “Pequeño contratiempo justo a final de siglo”.

Recordemos que se acercaba el final del milenio y aún no sabíamos en qué ciudad reaparecería Jesús; o si se desprendería el virus mortal de las velas del hijo de Rosemary; o si nos caería un meteorito en la cabeza; o si los computadores se volverían contra los humanos ahorcándonos con el cable del mouse. Eran los momentos de la reflexión, sobre todo para aquellos que ya habían pasado con creces la mitad de su vida. En ese contexto, Parra volvía a entregar unos viejos versos:

La serpiente, ya canosa,
acostada en la cama junto al niño,
con un par de gruesos anteojos
leía el inolvidable cuento de Adán y Eva.

Así, versos simples, sencillos y dulces. De verso irregular, lo suyo es un contenido poético, una atmósfera poética, más que la cuadratura o la rima. Y funcionó. Y funciona. Con los años siempre volví a retomar este libro, porque tiene aires de “El Principito” o de “Momo”. Y siempre encontré algún verso “nuevo”, según mis nuevos momentos:

Eduardo Parra (recoleta.cl)
Eduardo Parra (© recoleta.cl)

Considerando que una vez
salté hacia las estrellas
y habiendo mantenido firme durante mi juventud
aquella predisposición galáctica,
es sorprendente que a estas alturas
deba regresar a casa como el hijo pródigo.
Es absurdo haber explorado durante años
aquellos oscuros universos de pánico
para retornar, después, manso como un cordero
a esta tierra verde.
¿Qué anduve haciendo todo este tiempo?
¡De qué me sirvieron las andanzas
si podría haber comenzado por aprender a
cultivar la tierra!

Es Eduardo Parra, dueño de un libro que me fue “prestado” por él, aunque al ejemplar que tengo le haya escrito una dedicatoria con su firma, una cordillera dibujada con luna y todo, y diga que me lo obsequió, hecho que yo catologo como un pequeño contratiempo justo a final de siglo. Hoy sigo consultando este poemario, y sigo encontrando respuestas.

Había un chancho que se disfrazó de hombre,
y una chancha que se disfrazó de mujer.
y vivieron felices por el resto de sus días.
Pero nacieron chanchitos y chanchitas
que jubilosos se revolcaron en el barro;
entonces nunca, nunca más se volvieron
a disfrazar.

  • Título: Pequeño contratiempo justo a final de siglo
  • Autor: Eduardo Parra
  • Editado por: Ediciones Rumbos
  • ISBN 13: 978-956-7295-20-3
  • Año de la edición citada: 1996
  • Páginas: 63

por Denis Eduardo Leyton
(publicado originalmente el 18/11/2007)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s